Noticias de URIALC

Red de comunicación

La Comunidad de Reflexión y Espiritualidad Ecológica (CREE) es una respuesta a la necesidad de encontrarnos, conocernos, reflexionar, compartir y crecer juntos en una espiritualidad holística. El CREE es un grupo de personas de diferentes países de América Latina que nos hemos convocado a través de un chat por whatsapp con ese propósito. Está conformado por 50 personas de diferentes creencias, diferentes profesiones, diferentes nacionalidades. Podemos decir que es un grupo intercultural, interreligioso, interdisciplinario e internacional. A través de este espacio los miembros pueden compartir reflexiones, fotos, videos y links, que ayuden en la formación y el conocimiento de los diferentes saberes y espiritualidades. A través de este medio fomentamos el respeto y la tolerancia a otras maneras de creer y de pensar. Es un espacio que promueve la inclusión y la diversidad. Nos sentimos parte de URI y damos gracias por la acogida que la Coordinadora Reional Enoé Texier nos ha brindado y creemos que es una nueva forma de formar círculos de cooperación. En este grupo participamos personas, católicas, evangélicas, de la Fe Bahai, agnósticas, ateas, y gnósticas. Uno de los propósitos que tenemos es realizar a fin de año un encuentro en Quito, Ecuador para conocernos y compartir de las diversas experiencias. Hemos elegido esta ciudad por lo central y las facilidades que presta a las diversas personas que vendrían de toda América Latina. Nuestro lema es: CREE; CREA Y CRECE. Todos son bienvenidos. Si desean ser parte de este grupo pueden comunicarse conmigo al celular: +593-983363394 o al correo electrónico: victorrey@hotmail.com

Fraternalmente,

Víctor Rey

 

La Coordinación de URI América Latina & El Caribe, los miembros de los Círculos de Cooperación de la región, la Cátedra Luis Dolan de Estudios Interreligiosos e Interculturales para la Paz de la FACES, Universidad Central de Venezuela hacemos llegar a nuestro querido Juan Pedro Pereira, Rector- Fundador de la Universidad Yacambú un abrazo cálido y amoroso para acompañarlo en la reciente pérdida de su esposa

Ruth Medina de Pereira

(Q.E.P.D)



Que descanse en la Gloria de Dios.

Mayo, 2018

 

La Coordinación de URI América Latina & El Caribe, los miembros de los Círculos de Cooperación de la región hacemos llegar nuestras palabras de condolencia a todos los miembros del Consejo Interamericano Sobre Espiritualidad Indígena (CISEI) por el sensible fallecimiento de

Carlos Martinez Sarasola

Quien partió a las estrellas la noche de ayer a causa de un infarto.



(Q.E.P.D)

31 mayo, 2018

 

50.º aniversario de la desnuclearización

27 de abril de 2018

Habiendo sido sacudidos por el bombardeo atómico de Hiroshima y Nagasaki, la mayoría de las naciones del mundo firmaron un acuerdo en las Naciones Unidas el 12 de junio de 1968, declarando "... el objetivo ulterior de lograr el desarme nuclear y el desarme general y completo". Esto es lo más cercano que el mundo puede llegar a crear la Sagrada Escritura sobre la prohibición de un Apocalipsis final. El documento se llama "Tratado de No Proliferación (NPT)". Claramente, las principales naciones del mundo se comprometieron a la desnuclearización. ¡Hace 50 años!

De modo que, después de medio siglo, ¿cómo nos está yendo para vivir el intento del Tratado de No Proliferación? Respuesta: No hemos destruido el planeta, y las dos grandes potencias nucleares han reducido seriamente el número de sus ojivas nucleares. Al mismo tiempo, las fanfarronadas nucleares y las armas cada vez más poderosas tienen al mundo con una gran ansiedad. En última instancia, podríamos considerar que el TNP es un juego de "cebo y cambio".

Por ejemplo, en octubre pasado, Vladimir Putin preguntó: "¿Rusia quiere un desarme nuclear universal?" Y dijo que la "respuesta es sí". Unos meses más tarde, anunció que Rusia ahora tiene una nueva generación de invencibles nuevos misiles balísticos intercontinentales. . En los Estados Unidos, que propugna la reducción y la eliminación de las armas, el presidente Trump promete modernizar las armas nucleares de los Estados Unidos para liderar el ritmo de la escalada mundial. El TNP es el elevado "cebo", mientras que la proliferación nuclear real es el "interruptor".

¿Qué pasó con el intento de desnuclearización? Para cumplir con el compromiso del Tratado de No Proliferación? Hoy, gran parte del mundo está sin aliento en su clamor por una Península Coreana libre de armas nucleares y por disuadir a Irán de poseer armas nucleares. La palabra "desnuclearización" tiene un gran significado cuando se aplica a pequeñas amenazas, pero cuando se aplica a la amenaza existencial de la aniquilación total de este mundo, la desnuclearización es un tema enterrado.

¿Llegará el Tratado de No Proliferación a la marca del siglo en el año 2068 y alcanzará sus objetivos o la ambición de la supremacía nuclear empujará a todos los seres vivos al olvido? Aquí hay cuatro modos de pensar de supervivencia, tipo NPT, que serán necesarios para nuestro futuro.

Primero, debemos desarrollar una forma de permitir que la seguridad global sea valorada por encima de la seguridad nacional. El daño termonuclear no respeta las fronteras nacionales. La única esperanza para el mundo es que las naciones nucleares descubran una genuina vocación global de restricción y cooperación nucleares. La desnuclearización es seguridad.

En segundo lugar, debemos aprender a ver la imagen de nuestras consecuencias nucleares. Si no podemos imaginar el daño que estamos amenazando con desatar, entonces no hay esperanzas de detenerlo. ¡Ver las consecuencias en todos los humanos, todos los animales, todo el entorno, toda la belleza! Ver es creer en la desnuclearización.

En tercer lugar, debemos tomar esto personalmente, como ciudadanos de una nación nuclear. "El que vive de la espada, muere a espada". Nosotros, con botones nucleares en la punta de nuestros dedos, es más probable que mueran de "fuego amigo" por la radiación que producimos, almacenamos, enterramos y transportamos por todo nuestro país. Proteger nuestro hogar requiere desnuclearización.

En cuarto lugar, debemos aprender a decir la hora. La Tierra ha estado libre de armas nucleares durante 4,5 millones de años. En la actualidad, las naciones nucleares no han volado el mundo en los últimos 73 años, aunque podríamos haberlo hecho. Podemos apostar en la trayectoria de un mundo libre de armas nucleares o en nuestra trayectoria de 73 años, y contando, de constante modernización nuclear. La desnuclearización es sobre el tiempo.

12 de junio de 2018, es el 50 ° Aniversario del Tratado de No Proliferación. Es la esperanza del mundo.

 

Paz Activa y Justicia Transicional en conjunto con las Escuelas de Perdón y Reconciliación (ESPERE), presentan:

Taller motivacional sobre estrategias y acciones para implementar y multiplicar una nueva cultura del Perdón y Reconciliación en Venezuela.

Caracas-Venezuela, 05 de Abril de 2018. Paz Activa, es una Asociación Civil, sin fines de lucro, sin afiliación política y no gubernamental venezolana, que desde el año 1999 se ha dedicado a la promoción del desarrollo humano de la población en el ámbito de la convivencia social, así como la creación de mecanismos e instancias de participación para la solución pacífica de los conflictos. Se encuentra constituida por un grupo multidisciplinario de jóvenes profesionales, quienes algunos pertenecen al CC para el Diálogo de Uri y a la Cátedra Luis Dolan de FACES-UCV que se dedican al estudio y análisis de la seguridad ciudadana.

Dicha iniciativa se ha llevado a cabo por medio de diferentes Talleres de Capacitación en Prevención Situacional del Delito, Mesas Técnicas para fortalecer capacidades, Proyectos de Gobernabilidad, entre otros. Esta importante Asociación, se encuentra conformada por tres programas: El Observatorio de Delito Organizado, El Observatorio de Seguridad Vial y finalmente la Iniciativa Justicia Transicional; esta última, desde el pasado mes de Febrero conformó un grupo de sesenta (60) personas provenientes de distintas organizaciones de la sociedad civil venezolana -con trayectoria profesional en el área y efecto multiplicador- para llevar a cabo junto con las Escuelas de Reconciliación y Perdón (ESPERE), un interesante y provechoso taller motivacional sobre estrategias y acciones para implementar y multiplicar una nueva cultura del Perdón y Reconciliación en Venezuela, uno de los activos más importantes en la constitución del capital social, necesario para el progreso de los pueblos en el mundo globalizado.

Debido a que el Perdón y la Reconciliación previene y evita la retaliación o ajuste de cuentas -factor principal de escalamiento de las violencias tanto interpersonales como colectivas- las ESPERE han construido todo un proceso metodológico y pedagógico, que se ha extendido en 13 países de Latinoamérica y África, donde los participantes reinterpretan un acontecimiento doloroso de su pasado, inmediato o remoto, para superar el dolor y los sentimientos de rencor y venganza que limitan el goce de la vida. El objetivo de la formación es promover cultura política de Perdón y Reconciliación.

El primer módulo de este maravilloso Taller “El Perdón”, fue llevado a cabo los días 23, 24 y 25 de Febrero, en un hotel ubicado en la Colonia Tovar (Aragua- Venezuela), encabezado por el Dr. Luis Cedeño, Director de Paz Activa, el Padre Leonel Narváez, Director de la Fundación para la Reconciliación, dos (2) facilitadores colombianos pertenecientes a la Fundación para la Reconciliación Lic. Luisa Galindo y Freddy Velandia, junto a cinco (5) Misioneros de la Consolata de Venezuela.

La actividad se desarrolló en jornadas de 8 y 10 horas distribuidas en mañana, tarde y noche, donde los participantes experimentaron diferentes ejercicios relacionados con tomar la decisión de perdonar y abrirse a la reconciliación. El programa ESPERE aborda situaciones de violencia, su estrategia metodológica busca que cada sujeto que participa asuma un rol activo y pase de ser víctima de una ofensa a ser co-creadora de su victoria. Se busca abrir espacios de diálogo para la recuperación de la seguridad en sí mismo y de la seguridad social, del saberse miembro de una red de relaciones que han sido fragmentadas por las agresiones de la vida.

Este curso interactivo y lúdico se encuentra constituido por 12 módulos de trabajos: 6 de Perdón y 6 de Reconciliación. Cada módulo tiene una duración aproximada de 4 horas. Actualmente se desarrolla en 19 países y ha trabajado con más de 2.200.000 personas alrededor del mundo. Los participantes son personas que deciden vivir una experiencia fuerte de sanación de las heridas–rabia, rencor, dolor, venganza, tristeza– causadas por la violencia y los conflictos de la vida cotidiana.

Sin duda alguna, aventurarse en el “Perdón y la Reconciliación”, es una ardua labor, que a pesar de ser estudiada científicamente, la capacitación de las ESPERE, tiene la particularidad de acercarnos a nosotros mismos, a escucharnos y a sanar por dentro aquellas heridas que no éramos capaces de reconocer; básicamente en esta primera parte los participantes aprenden a elaborar sus rabias, a transformar los odios y rencores, a promover acciones concretas que lo llevan a adquirir cierta clase de comportamientos. Nos atrapa de una forma mágica que nos incita a iniciar una etapa de cambios importantes en nuestra propia vida, en nuestro entorno, en nuestro país: recuperar el significado de vida, el sentido de seguridad y la pertenencia a la comunidad, a través de las herramientas conceptuales y metodológicas (cada vez más mejoradas), para trabajar por la Paz.

Para mayor información ingresar a la Página Web de Paz Activa, a través del siguiente enlace: http://pazactiva.org.ve

Antrop. Anna Rodríguez. Cátedra Luis Dolan FaCES-UCV