La preámbulo, propósito y principios de URIALC

Preámbulo


Nosotros, personas de diversas religiones, expresiones espirituales y tradiciones indígenas de todas partes del mundo, establecemos por medio de este documento la Iniciativa de Religiones Unidas para promover la cooperación interreligiosa cotidiana y duradera, acabar con la violencia por motivos religiosos y crear culturas de paz, justicia y sanación para la Tierra y todos los seres vivos.
Respetamos la singularidad de cada tradición y las diferencias de prácticas o creencias.
Valoramos las voces de los que respetan a los demás y creemos que el compartir nuestros valores y nuestra sabiduría puede conducirnos a actuar por el bien de todos.
Creemos que nuestras vidas religiosas y espirituales, lejos de dividirnos, nos sirven de guía para construir comunidad y respeto mutuo.
Por lo tanto, como personas inter-dependientes y arraigadas en nuestras tradiciones, nos unimos ahora para el bien de la comunidad, de la tierra.
Nos unimos para construir culturas de paz y de justicia.
Nos unimos para sanar y proteger la Tierra.
Nos unimos para construir lugares seguros para la resolución de conflictos y la sanación y la reconciliación.
Nos unimos para defender la libertad de profesar nuestras religiones y expresiones espirituales y los derechos individuales y colectivos sancionados por el derecho internacional.
Nos unimos en una acción cooperativa responsable para aportar la sabiduría y los valores de nuestras religiones, expresiones espirituales y tradiciones indígenas, a la solución de los retos económicos, ambientales, políticos y sociales que confronta la comunidad de la Tierra.
Nos unimos para brindar una oportunidad global de participación a todas las personas, especialmente a aquéllas cuyas voces no se oyen con frecuencia.
Nos unimos para celebrar la alegría de bendiciones y la luz de la sabiduría en el movimiento y la quietud.
Nos unimos para utilizar nuestros recursos mancomunados para la no-violencia, la acción compasiva, para despertar las verdades más profundas y para manifestar el amor y la justicia a toda forma de vida sobre nuestra comunidad Tierra.

 


Propósito


El objetivo de la Iniciativa de Religiones Unidas es promover cooperación interreligiosa cotidiana y duradera para acabar con la violencia por motivos religiosos y crear culturas de paz , justicia y sanación para la Tierra y todos los seres vivos.

 

Principios


1. La URI es una organización de enlace y no una religión.

 

2. Respetamos la sabiduría sagrada de cada religión, expresión espiritual y tradición indígena.

 

3. Respetamos las diferencias entre las religiones, las expresiones espirituales y las tradiciones indígenas.

 

4. Alentamos a nuestros miembros a profundizar en su propia tradición.

 

5. Escuchamos y hablamos con respeto para profundizar nuestro mutuo entendimiento y confianza.

 

6. Brindamos y aceptamos hospitalidad.

 

7. Buscamos y celebramos el don de la diversidad y damos ejemplo de prácticas que no discriminan.

 

8. Practicamos la participación equitativa de mujeres y varones en todos los aspectos de URI.

 

9. Practicamos la sanación y reconciliación para resolver los conflictos sin recurrir a la violencia.

 

10. Actuamos a partir de prácticas ecológicas saludables para la protección y la preservación de la Tierra para la generación presente y las futuras.

 

11. Buscamos y brindamos cooperación a otros emprendimientos interreligiosos.

 

12. Acogemos como miembros a todos aquellos individuos, organizaciones y asociaciones que se adhieran a nuestro Preámbulo, Propósito y Principios.

 

13. Tenemos la autoridad de tomar decisiones a nivel local que incluyan a todas las partes interesadas y afectadas.

 

14. Tenemos el derecho de organizarnos libremente, a cualquier nivel, en cualquier área, por cualquier asunto o actividad relacionada o consistente con el Preámbulo, el Propósito y los Principios de URI.

 

15. Nuestras deliberaciones y decisiones serán tomadas en todo nivel por organismos y métodos que representen con justicia la diversidad de intereses afectados y no serán dominados por ningún interés particular.

 

16. Nosotros (todas las partes de URI) renunciamos únicamente al grado de autonomía y de recursos que sea esencial para el cumplimiento del Preámbulo, del Propósito y de los Principios.

 

17. Es nuestra responsabilidad desarrollar los recursos financieros y de otra índole para satisfacer las necesidades de nuestra parte y compartirlos para ayudar a cubrir las necesidades de otras partes.

 

18. Mantenemos el más alto nivel de integridad y conducta ética, el uso prudente de los recursos y un intercambio sincero y veraz de información.

 

19. Nos comprometemos en nuestro aprendizaje y adaptación organizacional.

 

20. Honramos la riqueza y diversidad de todos los idiomas y el derecho y la responsabilidad de los participantes de traducir e interpretar la Carta, los Estatutos y demás documentos de acuerdo con el Preámbulo, el Propósito y los Principios y el espíritu de la Iniciativa de Religiones Unidas.

 

21. Los miembros de URI no serán forzados a participar de rituales ni serán sujetos de proselitismo.